Acortamiento del psoas: Qué es y cómo prevenirlo

El psoas es el músculo más interno del cuerpo humano, desempeña una función clave, ya que, entre otras cosas, permite la estabilidad de la columna vertebral. A continuación, se detallará toda la información necesaria para mantenerlo en buen estado.

Qué es el psoas

El Psoas iliaco, es un músculo formado por el músculo iliaco y el músculo psoas. Está situado en la parte baja del tronco conectándolo con la musculatura interior, a continuación de la última vértebra dorsal. Se localiza en la cavidad abdominal, delante del hueso pubiano y detrás de los órganos internos.

Se divide en psoas mayor y psoas menor. Se conoce como “músculo del alma”, ya que es el órgano más profundo del cuerpo y afecta directamente al equilibro del cuerpo humano, y al funcionamiento de los músculos del abdomen. Además, es el único músculo que conecta la columna vertebral con las piernas.

Acortamiento del psoas

Función del psoas

El psoas tiene gran importancia en las actividades del día a día, tales como caminar o correr, ya se encarga de la estabilidad de la columna vertebral y de la articulación de la cadera. Por tanto, es el encargado de la estabilidad del cuerpo humano.

Interviene en movimientos fundamentales para el ser humano, porque es responsable directo de distintos movimientos, por ejemplo, la flexión de cadera y la flexión de la columna lumbar. También, interviene en el movimiento de rotación de la pierna.

Lesiones del psoas

Es habitual que el dolor de espalda esté relacionado con una lesión en el psoas. Habitualmente, las patologías del psoas están provocadas por la falta de fuerza y estabilidad del core, es decir, los músculos abdominales, de la pelvis, los glúteos lumbares y la musculatura profunda de la columna.

Las lesiones más habituales son la tendinitis que, está provocada por la alteración del tendón distal del psoas, y la tendiniosis que, es una tendinitis crónica, que provoca una degeneración del tejido colágeno del tendón.

Los síntomas más habituales de estas lesiones son la aparición de dolor en el muslo, en la parte interior de la ingle o en la zona lumbar.

Qué es el psoas

Acortamiento del psoas

Una de las lesiones más frecuente es, la conocida como, acortamiento del psoas. Se caracteriza por la rigidez y la falta de movilidad del músculo. Es una patología habitual en personas muy sedentarias y en aquellas que practican mucho deporte, especialmente, running.

El psoas, tiene una particularidad y es que, al contrario que los demás músculos, se acorta cuando está en reposo y se alarga cuando está realizando un esfuerzo. Esto está provocado por un reflejo de contracción del sistema nervioso.

El acortamiento del psoas, provoca que los dos puntos en los que el músculo se une con los huesos estén más cerca, lo que se traduce en una longitud menor del músculo y menos fuerza.

Consejos para cuidar el psoas

Tratamiento de las lesiones en el psoas

Habitualmente, para tratar las lesiones en el psoas se suele recurrir a la fisioterapia que, con terapia manual, puede disminuir el dolor y mejorar de forma notable la movilidad del paciente. A menudo, se aplica ultrasonido para potenciar la respuesta del músculo. Otro de los tratamientos que suele aplicarse es la aplicación de osteopatía, en caso de que el paciente presente un problema pélvico.

Estos tratamientos suelen ir acompañados del suministro de medicamentos antiinflamatorios, que mitigan el dolor. En las lesiones de psoas cobra especial importancia la rehabilitación correcta de la zona, así como los estiramientos que, en muchos casos, podrían evitar este tipo de lesiones.

Ejercicios para mantener sano el psoas

Cómo prevenir lesiones en el psoas

En muchos casos, las lesiones en el psoas pueden evitarse teniendo en cuenta ciertas pautas. Evitar el sedentarismo con la práctica de deportes de bajo impacto, puede ayudar a prevenir lesiones. Además, es importante evitar movimientos bruscos que supongan posiciones forzadas en la zona inguinal.

Como con el resto de músculos, es importante el descanso después del entrenamiento para evitar la sobrecarga, y así, disminuir el riesgo de lesiones.

Consejos para cuidar el psoas

Como se ha podido observar, muchas de las lesiones en el psoas son evitables adquiriendo buenos hábitos. Es importante, realizar estiramientos con una buena técnica después de realizar ejercicio.

Evitar los deportes de impacto, también disminuye el riesgo de lesiones en el psoas, ya que no sobrecarga el músculo. Se debe ejercitar y fortalecer el core y la zona dorsal.

Lesiones del psoas

Ejercicios para mantener sano el psoas

Algunos de los ejercicios más sencillos y efectivos para mantener el músculo psoas en buen estado, son los siguientes:

  • Respiración consciente: este ejercicio es muy práctico para reducir la actividad del sistema nervioso. Para realizarlo hay que tumbarse en el suelo boca arriba, y controlar la respiración inspirando y exhalando en seis tiempos, durante dos o tres minutos.
  • Auto-liberación miofascial del psoas: con este ejercicio se logrará la relajación de los tejidos musculares. La persona que lo practique, debe tumbarse boca abajo, con los antebrazos apoyados en el suelo y colocar una pelota en la pelvis. Durante la inspiración se debe rodar la pelota, y en la exhalación mantener la postura.
  • Estiramiento de la cadena miosfacial: con el objetivo de potenciar la movilidad y flexibilidad de la cadera, se debe apoyar la rodilla y el empeine en el suelo, manteniendo la otra pierna adelantada. Las manos, mientras, estarán apoyadas en el suelo.

Como se ha podido observar, el psoas en un músculo que desempeña funciones importantes en el cuerpo humano. Por eso, es importante ejercitarlo y estirarlo para evitar lesiones en la zona que puedan afectar a la movilidad. 

Si crees que sufres de alguna patología relacionada con este importante músculo recuerda que puedes pedir cita con cualquiera de nuestros experimentados traumatólogos en Madrid que te ayudarán en el proceso de curación.

Deja un comentario